Inspirada en la Nuit Blanche de París, en 2012 la Noche Blanca llegó a La Floresta de la mano de la Comuna Canaria y Noche Blanca Uruguay, para festejar el centenario del balneario. La primera edición en la que participaron unas 5.000 personas fue un éxito total y no se dudó en repetirla al año siguiente y los sucesivos, convirtiéndose en una de las más lindas fiestas de Uruguay con entrada libre y gratuita. La consigna de la Noche Blanca es la revalorización del patrimonio histórico, unido a las artes en todas sus expresiones. Por eso, las calles se cierran y se apagan las luces del alumbrado público, al tiempo que se iluminan las casas patrimoniales, esculturas y los escenarios callejeros, que están muy bien preparados y coordinados. De esta manera, se conforma un circuito callejero para recorrer caminando y sorprenderse con las diferentes propuestas. Música, arte, circo, concurso de estatuas vivientes, performances tecnológicas, círculo del vino y la cerveza artesanal y gastronomía, son algunas de las experiencias que se disfrutan año a año. Desde sus inicios, la Noche Blanca contó con la co organización de la Comuna Canaria y el apoyo del Ministerio de Turismo y el Ministerio de Educación y Cultura, y de varios emprendimientos comerciales del balneario. La Noche Blanca 2013 Con el desafío de hacer una fiesta tan linda como la primera, la edición de 2013 presentó más propuestas y llegó más público. En un circuito de unas 20 cuadras, nuevamente unas 30 casas tradicionales se iluminaron, y la gente pudo charlar con sus propietarios y conocer la historia de los chalets que hicieron de La Floresta un balneario señorial. Varios vecinos volvieron a usar trajes de época haciendo históricas performances. Las estatuas vivientes de todo el país fueron protagonistas de un concurso que desde entonces se realiza todos los años. El plato fuerte musical fue a media noche cuando Laura Canoura cantó con toda su banda. Pero sin dudas, el fin de la fiesta con un flash mob a cargo del Coro de Adultos Mayores de La Floresta cantando el Himno a la Alegría junto a la Orquesta Municipal de Canelones, fue la gran sorpresa. La Noche Blanca 2015 La cuarta edición de la Noche Blanca coincidió con la ceremonia de reconocimiento del ex Hotel La Floresta como Patrimonio Histórico, por lo que su fachada una pantalla gigante en la que se exhibieron diferentes audiovisuales, muchos relacionadas con la historia de La Floresta. También utilizó esta pantalla el VJ Gastón Ackermann con su música electrónica y proyecciones con efectos. Entre otros, en los escenarios callejeros se pudo ver tocando en vivo y en directo a Son de Sierra, Rosana Taddei, Erika Busch y Milongas Extremas. Se incorporaron propuestas como la del coreógrafo brasilero Jorge Heller con body painting, así como danzas árabes y de otras culturas. En materia de intervenciones urbanas, hubo atrapa sueños gigantes y origamis (figuras que se forman mediante el plegado de papel). Y ese año el salón del vino se ubicó en las terrazas del ex – hotel La Floresta, donde se pudo acceder a degustaciones acompañadas de fiambres y quesos, enlo que es la única actividad con costo que tiene la Noche Blanca. Desde cómodos livings, la gente tuvo una panorámica de la fiesta y disfrutó de toques de jazz y otros ritmos. La Noche Blanca 2016 Con la permanente consigna de la renovación, la edición 2016 apostó también a la tecnología en las diferentes intervenciones que apuntaron a lo sensorial, visual y auditivo. La Nube Blanca que triunfó en la Nuit Blanche fue uno de los grandes atractivos de esta edición. La “casa fantasma” hizo las delicias de grandes y chicos, este año con un cementerio en el que los zombies deambulaban entre la niebla. Los niños de la familia propietaria de la casa eran “perseguidos” por estos personajes, sorprendiendo con esta escena a la gente que durante toda la noche pasó por la casa. En esta edición se celebraron los 200 años de la fundación del departamento de Canelones a puro folklore, con danzas y malambo. En la pérgola de la rambla se vivió un momento literario con una original propuesta que rescató la tradición de reunirse a escuchar cuentos, con narradores profesionales convocados por Madelón Latourrette. Al igual que el año pasado, el coréografo brasilero Jorge Heller volvió con su body painting, performances y danzas junto a más de 25 personas en escena. La Noche Blanca 2017 Por primera vez la fiesta no se realizó en enero, sino que fue el 2 de diciembre, y en su marco se llevó a cabo la apertura de la Temporada en Canelones, con presencia de autoridades nacionales, departamentales y locales. Fueron más de 60 propuestas que se desarrollaron en las calles del balneario, agrupando las musicales en cuatro escenarios y las de danza en dos, más dos espacios gastronómicos y la posibilidad de caminar a lo largo de la rambla entre arte, instalaciones y performances. Esta Noche Blanca comenzó a la tarde con actividades lúdicas pensadas para niños y niñas, con juegos proporcionados por la Intendencia de Canelones y el parque Costaventura de Costa Azul. También destacó la presencia de otros eventos canarios que se promocionaron durante la noche, como Atlantiza (el Concurso Internacional de Arte Callejero en Tiza de Atlántida) ofreciendo una pintura con tiza en 3D y Castillos en la Arena (el Encuentro Latinoamericano de esculturas en arena de Marindia) con una gran escultura. Una gran novedad vino de la mano de DiseñarteTv, que organizó un desfile de diseño nacional con nueve diseñadores independientes que difunden el diseño de autor en Uruguay, presentando una colección en homenaje a la Noche Blanca. Y cerró el desfile la Performance "Entrelazando Vínculos" de la artista Mariela Gotuzzo. Finalmente, el ritmo del video mapping lo marcó La Percutería a pura percusión desde la terraza del ex Hotel. La Noche Blanca de La Floresta a París En octubre de 2015 la fiesta de La Floresta fue invitada a participar en la Nuit Blanche de París, la fiesta madre de todas las Noches Blancas que se celebran en el mundo. A París se llevó una deslumbrante intervención que se ubicó en una de las estaciones de metro patrimoniales de Guimard. Fue un trabajo conjunto realizado en la Facultad de Arquitectura, donde participaron más de 150 estudiantes y docentes de las carreras de Diseño, Comunicación Visual y Arquitectura. La propuesta fue la Nube Blanca, elaborada con pura lana merino uruguaya simulando nubes de las que colgaban trenzas de lana a modo de lluvia, y donde había tarjetas para que la gente dejara su mensaje. En 2016 la Nube Blanca se pudo ver en la Noche Blanca de La Floresta “atrapada” en la obra ubicada en la Rambla del escultor Dino Barrocas, conocida como la escultura de los vuelos del viento.
NOCHE BLANCA
CORREO ELECTRÓNICO nocheblanca2019@gmail.com
Inspirada en la Nuit Blanche de París, en 2012 la Noche Blanca llegó a La Floresta de la mano de la Comuna Canaria y Noche Blanca Uruguay, para festejar el centenario del balneario. La primera edición en la que participaron unas 5.000 personas fue un éxito total y no se dudó en repetirla al año siguiente y los sucesivos, convirtiéndose en una de las más lindas fiestas de Uruguay con entrada libre y gratuita. La consigna de la Noche Blanca es la revalorización del patrimonio histórico, unido a las artes en todas sus expresiones. Por eso, las calles se cierran y se apagan las luces del alumbrado público, al tiempo que se iluminan las casas patrimoniales, esculturas y los escenarios callejeros, que están muy bien preparados y coordinados. De esta manera, se conforma un circuito callejero para recorrer caminando y sorprenderse con las diferentes propuestas. Música, arte, circo, concurso de estatuas vivientes, performances tecnológicas, círculo del vino y la cerveza artesanal y gastronomía, son algunas de las experiencias que se disfrutan año a año. Desde sus inicios, la Noche Blanca contó con la co organización de la Comuna Canaria y el apoyo del Ministerio de Turismo y el Ministerio de Educación y Cultura, y de varios emprendimientos comerciales del balneario. La Noche Blanca 2015 La cuarta edición de la Noche Blanca coincidió con la ceremonia de reconocimiento del ex Hotel La Floresta como Patrimonio Histórico, por lo que su fachada una pantalla gigante en la que se exhibieron diferentes audiovisuales, muchos relacionadas con la historia de La Floresta. También utilizó esta pantalla el VJ Gastón Ackermann con su música electrónica y proyecciones con efectos. Entre otros, en los escenarios callejeros se pudo ver tocando en vivo y en directo a Son de Sierra, Rosana Taddei, Erika Busch y Milongas Extremas. Se incorporaron propuestas como la del coreógrafo brasilero Jorge Heller con body painting, así como danzas árabes y de otras culturas. En materia de intervenciones urbanas, hubo atrapa sueños gigantes y origamis (figuras que se forman mediante el plegado de papel). Y ese año el salón del vino se ubicó en las terrazas del ex – hotel La Floresta, donde se pudo acceder a degustaciones acompañadas de fiambres y quesos, enlo que es la única actividad con costo que tiene la Noche Blanca. Desde cómodos livings, la gente tuvo una panorámica de la fiesta y disfrutó de toques de jazz y otros ritmos. La Noche Blanca 2016 Con la permanente consigna de la renovación, la edición 2016 apostó también a la tecnología en las diferentes intervenciones que apuntaron a lo sensorial, visual y auditivo. La Nube Blanca que triunfó en la Nuit Blanche fue uno de los grandes atractivos de esta edición. La “casa fantasma” hizo las delicias de grandes y chicos, este año con un cementerio en el que los zombies deambulaban entre la niebla. Los niños de la familia propietaria de la casa eran “perseguidos” por estos personajes, sorprendiendo con esta escena a la gente que durante toda la noche pasó por la casa. En esta edición se celebraron los 200 años de la fundación del departamento de Canelones a puro folklore, con danzas y malambo. En la pérgola de la rambla se vivió un momento literario con una original propuesta que rescató la tradición de reunirse a escuchar cuentos, con narradores profesionales convocados por Madelón Latourrette. Al igual que el año pasado, el coréografo brasilero Jorge Heller volvió con su body painting, performances y danzas junto a más de 25 personas en escena. La Noche Blanca 2017 Por primera vez la fiesta no se realizó en enero, sino que fue el 2 de diciembre, y en su marco se llevó a cabo la apertura de la Temporada en Canelones, con presencia de autoridades nacionales, departamentales y locales. Fueron más de 60 propuestas que se desarrollaron en las calles del balneario, agrupando las musicales en cuatro escenarios y las de danza en dos, más dos espacios gastronómicos y la posibilidad de caminar a lo largo de la rambla entre arte, instalaciones y performances. Esta Noche Blanca comenzó a la tarde con actividades lúdicas pensadas para niños y niñas, con juegos proporcionados por la Intendencia de Canelones y el parque Costaventura de Costa Azul. También destacó la presencia de otros eventos canarios que se promocionaron durante la noche, como Atlantiza (el Concurso Internacional de Arte Callejero en Tiza de Atlántida) ofreciendo una pintura con tiza en 3D y Castillos en la Arena (el Encuentro Latinoamericano de esculturas en arena de Marindia) con una gran escultura. Una gran novedad vino de la mano de DiseñarteTv, que organizó un desfile de diseño nacional con nueve diseñadores independientes que difunden el diseño de autor en Uruguay, presentando una colección en homenaje a la Noche Blanca. Y cerró el desfile la Performance "Entrelazando Vínculos" de la artista Mariela Gotuzzo. Finalmente, el ritmo del video mapping lo marcó La Percutería a pura percusión desde la terraza del ex Hotel. La Noche Blanca de La Floresta a París En octubre de 2015 la fiesta de La Floresta fue invitada a participar en la Nuit Blanche de París, la fiesta madre de todas las Noches Blancas que se celebran en el mundo. A París se llevó una deslumbrante intervención que se ubicó en una de las estaciones de metro patrimoniales de Guimard. Fue un trabajo conjunto realizado en la Facultad de Arquitectura, donde participaron más de 150 estudiantes y docentes de las carreras de Diseño, Comunicación Visual y Arquitectura. La propuesta fue la Nube Blanca, elaborada con pura lana merino uruguaya simulando nubes de las que colgaban trenzas de lana a modo de lluvia, y donde había tarjetas para que la gente dejara su mensaje. En 2016 la Nube Blanca se pudo ver en la Noche Blanca de La Floresta “atrapada” en la obra ubicada en la Rambla del escultor Dino Barrocas, conocida como la escultura de los vuelos del viento.
NOCHE BLANCA 
   CORREO ELECTRÓNICO nocheblanca2019@gmail.com 